Raíces

 

IMG_20190217_144951

“El arte de vivir es cambiar las hojas sin perder las raíces.”

Descubrí esta frase hace algunos años. La cacé al vuelo y no escribí a su autora/autor (si alguien lo conoce, por favor, compártelo en un comentario). 

En algunos talleres, la utilizo como puerta que nos introduce a las experiencias, a recuerdos familiares o de nuestra infancia; a todo lo que nos hizo crecer y construir nuestro presente.

Durante un paseo por la playa de Aucanada (al norte de la isla) ví tantas raíces sobresaliendo desde la tierra arañada por el mar, que me sentí empujada a contemplarlas. Presté atención a todas ellas, a cómo se comunican y entrelazan unas con otras, pensé en todas las tormentas que las habrán hecho más fuertes, me fijé en su color, en su tacto (rugoso y anciano) e imaginé su historia. 

¿Cómo es la narrativa que construimos alrededor de nuestras raíces?

¿Qué lenguaje utilizamos para referirnos a nuestros orígenes?, ¿es un lenguaje respetuoso, incompleto, tóxico, que nos enorgullece o que nos causa dolor?, ¿disponemos de toda la información que necesitamos saber o existen datos que desconocemos? 

¿Cómo son las raíces?, ¿de qué recuerdos están hechas?: lugares, melodías, aromas, recetas culinarias, fechas concretas que se celebran, ritos o tradiciones familiares…

Hace dos años me empeñé en recopilar en una libreta toda la información posible sobre mi familia materna. Necesitaba saber. Así de simple. Un día me dí cuenta que apenas sabía algo sobre mis abuelos. La única fuente de información viva y accesible es mi madre, así que fui a visitarla y la abordé con preguntas. Accedí a nombres y apellidos que desconocía que formaran parte de mi biografía; fechas; costumbres; también conocí más acerca de la personalidad de mis bisabuelas/os; descubrí que la familia ha sido un sistema eminentemente matriarcal; hombres y mujeres que siempre han trabajado la tierra y vivido de ella; anoté anécdotas y aprendizajes familiares… Sigo ampliando este Cuaderno de Raíces cuando “cazo” algún comentario referido a “tu abuela esto…”, “tu bisabuela eso…” y así voy recopilando historias que construyeron en un tiempo más lejano las raíces de la mujer que soy hoy. 

 

  Imágenes ©PilarLLompart.