Cuaderno de…Junio

Junio ya está aquí.

Con Junio llegamos a la mitad del año, un momento idóneo para hacer balance del primer semestre y poner el foco en el resto del año hacia el que avanzamos.

Un nuevo mes que nos trae una nueva mirada. 

Con campos de espigas doradas, vientos cálidos

y noches de cielos azules. 

Las cigarras están a punto de volver a cantar.

En esta ocasión, quiero señalar dos eventos que suceden este mes:

el Solsticio de Verano

y

la Noche de San Juan

Ellos han sido mi brújula al diseñar el cuaderno de Junio.  Un balance de la mitad del año y un “liberarse”, “soltar” todo aquello que nos bloquea, estanca para avanzar hacia el resto del año. 

No rechaces los sueños

daiga-ellaby-354478-unsplash

 

No rechaces los sueños por ser sueños. 
Todos los sueños pueden 
ser realidad, si el sueño no se acaba. 
La realidad es un sueño. Si soñamos 
que la piedra es la piedra, eso es la piedra. 
Lo que corre en los ríos no es un agua, 
es un soñar, el agua, cristalino. 

La realidad disfraza 
su propio sueño, y dice: 
«Yo soy el sol, los cielos, el amor». 
Pero nunca se va, nunca se pasa, 
si fingimos creer que es más que un sueño. 
Y vivimos soñándola. Soñar 
es el modo que el alma 
tiene para que nunca se le escape 
lo que se escaparía si dejamos 
de soñar que es verdad lo que no existe. 

Sólo muere 
un amor que ha dejado de soñarse 
hecho materia y que se busca en tierra.

Pedro Salinas

*Imagen: Daiga Dellaby