Remedios literarios…Emily Dickinson

Me gusta, de tanto en tanto, regalarle a mi cerebro lecturas de poemas.

IMG_20181210_085217

La antología bilingüe de Dickinson tiene un lugar en la biblioteca de casa desde hace ya algunos años. De esta poeta estadounidense se sabe solo lo que ella quiso que se supiera (hija de familia burguesa de Massachusets creció entre comodidades y privilegios); pero además de su gran talento para la lírica, destaca en su biografía un encierro voluntario que llevó a cabo a los 30 años.

Emily se rebeló contra los convencionalismos y optó por una vida ermitaña que no hizo sino engrosar su talento para la composición de versos (dejó un legado de 1800 poemas). Ya lo dijo ella “Ningún cepo puede torturar mi alma en libertad“.

Pero a mí Emily me parece, sobre todo, una excelente exploradora del alma humana.  Sin que por ello necesitara explorar mundo o vivir experiencias. Lo asombroso de Dickinson es la plenitud de la palabra y del silencio. Cómo logra impactarnos con sus reflexiones, con sus versos, con la agudeza de su mirada.

El sentido de la escritura expresiva

Si has llegado hasta este blog es que te interesa aproximarte (o tal vez profundizar) en la escritura como herramienta de crecimiento y desarrollo personal. Puede que también tengas una idea ya configurada sobre en qué consiste la escritura expresiva.

¿Para qué escribir? ¿No basta simplemente con contarlo?

Bien, esta es una de las “clásicas” preguntas que me hacen cuando les hablo sobre mi trabajo en los talleres de escritura. Escribir nos aporta una distancia NECESARIA para comprender aquello que nos preocupa, causa ansiedad, tristeza o tal vez, no sepamos cómo abordarlo. A veces, sencillamente, hay cosas que no podemos o no sabemos contarlas, o no tenemos a alguien a quien contárselo o no nos atrevemos a hablar directamente con esa persona. En estos casos, plasmar por escrito todo lo que llevamos dentro, escribiéndolo solo para nosotros, para que nadie más lo lea, organiza un ESPACIO PARA LA LIBERTAD en nuestra mente.

No se trata de escribir por escribir, sino porque nos alivia hacerlo, nos despeja esa nube de ansiedad, dolor o bloqueo. A veces es tan fácil como coger papel y boli y escribir de manera automática y otras, con ayuda de ejercicios, llegamos a despejar el “bosque”.

Escribir dibuja un mapa en nosotros para nosotros. Escribimos una ruta en la que podemos hallar las respuestas y ayuda en nuestro interior. 

annie-spratt-223429.jpgA lo largo de diferentes entradas, iré compartiendo contigo reflexiones, aprendizajes, recomendaciones literarias y convocatorias de cursos.

Escritura de interior nace de la inquietud por fomentar esta herramienta cuya fuente es la propia experiencia de quien la utiliza.

Ante todo y por respeto a mis colegas de formación, quiero dejar claro que la escritura no puede, ni pretende, sustituir a ninguna terapia; aunque puede resultar una herramientas muy valiosa.