Cuaderno de interior…Diciembre

Último mes del año 2019, último mes de la década 201…

Las luces ya decoran las calles de algunos municipios; hay casas que lucen abetos y la decoración navideña empieza a reclamar que la saquen de sus cajas para ser expuesta. El escenario se está preparando para despedir el año y también la década.  A algunas personas les encanta esta época del año; a otras, les genera ansiedad y sufrimiento todo este derroche de «espíritu fraterno». Hasta tal punto que desearían encerrarse en su casa día 20 de diciembre y no salir al mundo hasta el día 4 de enero. 

Personalmente, siempre he sido más de celebrar el Fin de Año/Año Nuevo que la Navidad. Y así he enfocado este último cuaderno. Con este Cuaderno de Diciembre he querido resaltar que termina un año y con él, una década en la que seguramente nos hemos transformado. ¿Cómo no van a dar para un cambio 10 años?: los teléfonos móviles han cambiado; la forma de ver la televisión también (HBO, Netflix…); el impacto de las RRSS en nuestras vidas-autoestima-privacidad-profesión-información; SIRI/ALEXA; la moda ha cambiado; viajar es más accesible aunque el turismo también se ha convertido en un problema; existen nuevos nichos de trabajo y están desapareciendo otros; los movimientos sociales como el feminismo y el ecologismo tienen muchísima repercusión; hay nuevas maneras de estudiar (online, streaming); los estilos musicales de hoy no son los que sonaban antes del 2010: del Waka-Waka de Shakira al DESPACITO 😉 (os invito a buscar recopilatorios musicales de esta década); los comercios pequeños han ido sustituyéndose por el comercio online; acceder a una vivienda es un problema: casas sin gente-gente sin casas; etc y etc.

Seguro que tú también has vivido un verdadero viaje de transformación a lo largo de esta década. 

 En el cuaderno también he querido resaltar la importancia de la ilusión por lo que empieza, por lo nuevo. En el Cuaderno he incluido:

  • Una propuesta sobre cómo abordar los propósitos de cara al nuevo año enfocada en los valores.
  • 2 propuestas de escritura para cerrar el 2019 y la década. 

Desde el presente, nuestro presente, volvemos la mirada atrás y con esa información, ponemos nuestro foco en el futuro. 

Como bien sabes, soy de las que cree en el TODAVÍA. Así que aunque el Cuaderno se publique hoy, todavía queda mucho mes por delante. Puedes ponerte con el cuaderno esta semana, los días de Navidad o la última semana del año. 

Te invito a que revises los anteriores cuadernos y descubras qué ha cambiado-terminado-empezado en ti mes a mes

Que disfrutes el cuaderno.

Puedes descargártelo aquí

Buen camino y buena escritura, 

Imagen portada: Unsplash

 

Cuaderno de Interior…Noviembre

Noviembre…

Con los árboles y sus ramas dejando ir una hoja tras otra. Árboles despidiéndose a cada instante de las hojas forjadas con las lluvias y los ritmos de la primavera, maduradas en verano y que una vez cumplida su misión, se van, sin dramas [solo comedias entretenidas 😉 ]. 

Las campañas Navideñas y las redes sociales nos empujan a dar por acabado el año, pero si observas la naturaleza…TODAVÍA resisten hojas en las ramas, los campos lucen verdes y esplendorosos, el agua del mar aún se da baños de cálido sol y tú… Tú todavía tienes por delante 60 días. 

Que tu ritmo no lo marque un centro comercial o los “debería”…

…comprar ya los regalos de Papa Noel/Reyes/amigo invisible

…comprar la lotería de Navidad

… decidir si salgo o no en Nochevieja o si me encierro en casa y no salgo hasta el día 3 de enero

…decidir el menú de Navidad/Nochevieja/Año Nuevo,

…sentir angustia porque “el año se me ha pasado volando y no he…(pon aquí lo que quieras)

...la ansiedad porque todo el mundo publica fotos en instagram/facebook de la decoración navideña que pondrán en sus casas y tú ni recuerdas dónde pusiste las cajas donde guardas toda la decoración navideña.

lamentarte porque “otro año más que pasa y no he cumplido ni uno de mis propósitos de año nuevo

…(pon aquí lo que quieras)

Puede que pienses «¡Qué exagerada es esta chica! Otra talibán de la slow-life» o que pienses «Pilar, ¿cómo has podido entrar en mi cabeza? Llevo pensando en eso mismo desde que vi el anuncio del catálogo de Juguettos en la TV o que Ikea me envió su catálogo de Navidad». 

Esto no es un discurso anti-consumista ni pro-déjalo todo para el último día.

Es tan solo una reflexión que comparto en esta (mi) bitácora virtual.

Pero ya que estoy, te diría que salgas a pasear al aire libre y observes que todavía hay hojas que resisten los primeros vientos fríos, las lluvias intermitentes y disfrutan de la luz solar más bonita del año (a mi juicio), la de otoño. Y que el ritmo de tu vida, TU VIDA, TU RITMO, lo dictes tú; no el (diábolico) marketing de los centros comerciales o publicaciones de desconocidos en redes sociales. 

Este cuaderno incluye:

  • Una reflexión sobre el “todavía”
  • 3 propuestas de escritura

Este cuaderno no va a cambiarte la vida, ni eliminar tus fuentes de malestar, ni catapultarte a una felicidad estratosférica ni convertirte en una persona exitosa y multimillonaria en un pis-pás. Pero quizás, solo quizás, pueda darte un espacio de encuentro contigo misma/o para que te observes, entiendas tu mente, te escribas, te conozcas y conectes con tus valores. Y eso, en el camino de la vida, es un buen punto de partida. 

Descárgate aquí el Cuaderno de Interior Noviembre 2019

Imagen portada: Annie Spratt / Fuente: Unsplash

Licencia: Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0

Cuaderno de…Agosto

Seguimos avanzando en el verano.

Sigue el calor. Siguen o empiezan/acaban las vacaciones. Siguen las ganas de crear espacios para conectar con nuestra esencia. 

Cuaderno de Agosto aúna ejercicios de escritura expresiva y preguntas reflexivas cuyo objetivo es crear un espacio para la reflexión y la exploración personal para fortalecer la autoestima, conectar con tu potencial, detectar necesidades, metas, sueños, deseos y avanzar hacia una mayor satisfacción con uno/a misma/o.

Como novedad, a partir de este mes, os ofreceré el cuaderno en dos ediciones: español y catalán. 

Cuaderno de Interior Agosto (ESP)

Quadern d’Interior és una proposta que uneix exercicis d’escriptura expressiva i preguntes reflexives amb l’objectiu de crear un espai per a la reflexió i l’exploració personal per a enfortir l’autoestima, connectar amb el teu potencial, detectar necessitats, objectius, somnis, desitjos i avançar cap a una major satisfacció amb un/a mateix/a.

Quadern d’Interior Agost (CAT)

 

Te deseo una buena escritura, una buena cosecha de ideas y reflexiones y un buen camino hacia tu exploración personal.

Imagen de portada: Raphael Biscaldi | Fuente: Unsplash

Jardín apalabrado: amapola silvestre

 

Hace unas semanas, visité la que ha sido nuestra casa familiar desde hace 38 años. Me gusta pasear sola por los alrededores de la casa, por su jardín, su camino hasta las verjas, sus naranjos… Saludo uno a uno a cada elemento de la flora y fauna (pájaros, sobre todo) que me han visto crecer y a quienes yo he visto crecer, sembrar, morir, cambiar, deshojarse, florecer…

Es un momento de absoluta intimidad entre el que ha sido (y sigue siendo) mi hogar y yo misma.

En esa visita, hubo algo que me llamó la atención. Casi imperceptible a primera vista, distinguí una amapola en el suelo empedrado. Allí estaba, sola. Sencillamente sola, aguantando estoicamente una brisa de marinada o embat (nombre que recibe este viento en Mallorca). Embat significa “azote” y doy fe que la brisa azotaba a la amapola y a sus pétalos. 

 

Y cuando el embat le daba una tregua. Ella se recomponía.

Me quedé mirándola un buen rato. 

Fue un bonito “aquí y ahora”, en perfecta sintonía con la naturaleza. 

 

Donde hay amapolas hay movimiento.

El jardín familiar ya no es el mismo. La familia no es la misma.

Yo tampoco lo soy. 

Siempre presumí de saber adaptarme a los cambios con fluidez. He partido de cero dos o tres veces en mi vida y seguramente lo haré más veces. Pero hasta hace poco me atormentó un cambio inesperado en la estructura familiar. Y me sentí como esa amapola, agitada por los vientos del conflicto una y otra vez durante un par de (largos) años. ¿Cuándo iba a tener una tregua?, ¿cómo podía ser que ese embiste se me hiciera tan difícil?, ¿por qué dolía tanto?

Claro, ese cambio no lo había elegido yo. Ni lo había podido anticipar.

En ese momento, regresó con fuerza a mi vida la escritura. Y fue un apoyo sólido y resistente. (También lo fueron el amor, paciencia y cuidados de quienes me quieren en las buenas y en las malas). Desahogué en el papel todo lo que mi corazón sufría, todo lo que mi mente no lograba entender. Y poco a poco (muy poco a poco), la brisa fue alejándose.  Y llegó la calma. Pero yo ya no era la misma. Mi familia tampoco lo era. Tocaba crear algo nuevo. 

Solo con el tiempo, pude observarlo todo con la distancia adecuada y entendí cuál hubiera sido el coste de que no hubiera cambiado nada. Así, he podido honrar a esos tiempos difíciles, reinventarme y recorrer nuevos territorios en mí misma y lograr sentirme más viva en este mundo. Abrir los ojos y soltar la certidumbre.

 

Significado amapola: Las amapolas crecen en suelos cuya tierra ha sido removida. Por eso es difícil encontrarla en bosques o campos olvidados. Un pequeño tesoro silvestre con un leve efecto narcótico. Simbolizan alegría, felicidad, consuelo y esperanza. 

*Imágenes: Pilar LLompart