Remedios literarios…Emily Dickinson

Me gusta, de tanto en tanto, regalarle a mi cerebro lecturas de poemas.

IMG_20181210_085217

La antología bilingüe de Dickinson tiene un lugar en la biblioteca de casa desde hace ya algunos años. De esta poeta estadounidense se sabe solo lo que ella quiso que se supiera (hija de familia burguesa de Massachusets creció entre comodidades y privilegios); pero además de su gran talento para la lírica, destaca en su biografía un encierro voluntario que llevó a cabo a los 30 años.

Emily se rebeló contra los convencionalismos y optó por una vida ermitaña que no hizo sino engrosar su talento para la composición de versos (dejó un legado de 1800 poemas). Ya lo dijo ella “Ningún cepo puede torturar mi alma en libertad“.

Pero a mí Emily me parece, sobre todo, una excelente exploradora del alma humana.  Sin que por ello necesitara explorar mundo o vivir experiencias. Lo asombroso de Dickinson es la plenitud de la palabra y del silencio. Cómo logra impactarnos con sus reflexiones, con sus versos, con la agudeza de su mirada.

Propuesta de ejercicio

Este poema, el 419 

Nos acostumbramos a la Oscuridad

Cuando se apaga la Luz—

Como cuando la Vecina sostiene la Lámpara

Para presenciar la Despedida—

Hay un momento—el Paso es titubeante

Por la novedad de la Noche—

Después—acostumbrados los Ojos a la Oscuridad—

Afrontamos el Camino—con firmeza—

Y así es en las más densas—Oscuridades—

Esas Noches de la Mente—

Cuando no hay Luna que nos dé un signo—

O Estrella—que salga—de ahí dentro.

Los más Valientes –avanzan a tientas—

Y a veces se dan contra un árbol

Directamente en la Frente—

Pero a medida que aprenden a ver—

O bien la Oscuridad se altera—

O algo en la vista

Se adapta a la Noche cerrada—

Y la Vida camina casi recta.

(Traducción: Amalia Rodríguez Monroy)

 

Tras su lectura, surgen preguntas. Te invito a que tomes papel y tinta y trates de responderlas:

¿Con qué conecto?, ¿he vivido una situación similar?, ¿qué opino al respecto de caminar a oscuras?, ¿qué le aconsejaría a alguien que está en una situación de “oscuridad”?, ¿qué te ilumina en noches así?, ¿qué te ayuda a avanzar y a caminar?, ¿cómo has aprendido a ver?

La poesía es un buen despertador de la creatividad.  

Al leer el poema, puede que conectes con momentos personales en los que has llegado  a sentir “esas noches de la mente” y en las que pese a la oscuridad has seguido dando pasos (avanzar), a pesar de chocar y caer (aprendizajes, lecciones, errores, fracasos, experiencias), has seguido levantándote y al final has podido aprender a ver en la oscuridad.