Cuaderno de Interior…Noviembre

Noviembre…

Con los árboles y sus ramas dejando ir una hoja tras otra. Árboles despidiéndose a cada instante de las hojas forjadas con las lluvias y los ritmos de la primavera, maduradas en verano y que una vez cumplida su misión, se van, sin dramas [solo comedias entretenidas 😉 ]. 

Las campañas Navideñas y las redes sociales nos empujan a dar por acabado el año, pero si observas la naturaleza…TODAVÍA resisten hojas en las ramas, los campos lucen verdes y esplendorosos, el agua del mar aún se da baños de cálido sol y tú… Tú todavía tienes por delante 60 días. 

Que tu ritmo no lo marque un centro comercial o los “debería”…

…comprar ya los regalos de Papa Noel/Reyes/amigo invisible

…comprar la lotería de Navidad

… decidir si salgo o no en Nochevieja o si me encierro en casa y no salgo hasta el día 3 de enero

…decidir el menú de Navidad/Nochevieja/Año Nuevo,

…sentir angustia porque “el año se me ha pasado volando y no he…(pon aquí lo que quieras)

...la ansiedad porque todo el mundo publica fotos en instagram/facebook de la decoración navideña que pondrán en sus casas y tú ni recuerdas dónde pusiste las cajas donde guardas toda la decoración navideña.

lamentarte porque “otro año más que pasa y no he cumplido ni uno de mis propósitos de año nuevo

…(pon aquí lo que quieras)

Puede que pienses «¡Qué exagerada es esta chica! Otra talibán de la slow-life» o que pienses «Pilar, ¿cómo has podido entrar en mi cabeza? Llevo pensando en eso mismo desde que vi el anuncio del catálogo de Juguettos en la TV o que Ikea me envió su catálogo de Navidad». 

Esto no es un discurso anti-consumista ni pro-déjalo todo para el último día.

Es tan solo una reflexión que comparto en esta (mi) bitácora virtual.

Pero ya que estoy, te diría que salgas a pasear al aire libre y observes que todavía hay hojas que resisten los primeros vientos fríos, las lluvias intermitentes y disfrutan de la luz solar más bonita del año (a mi juicio), la de otoño. Y que el ritmo de tu vida, TU VIDA, TU RITMO, lo dictes tú; no el (diábolico) marketing de los centros comerciales o publicaciones de desconocidos en redes sociales. 

Este cuaderno incluye:

  • Una reflexión sobre el “todavía”
  • 3 propuestas de escritura

Este cuaderno no va a cambiarte la vida, ni eliminar tus fuentes de malestar, ni catapultarte a una felicidad estratosférica ni convertirte en una persona exitosa y multimillonaria en un pis-pás. Pero quizás, solo quizás, pueda darte un espacio de encuentro contigo misma/o para que te observes, entiendas tu mente, te escribas, te conozcas y conectes con tus valores. Y eso, en el camino de la vida, es un buen punto de partida. 

Descárgate aquí el Cuaderno de Interior Noviembre 2019

Imagen portada: Annie Spratt / Fuente: Unsplash

Licencia: Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0

Un cuento para sanar de Paola Santagostino: reseña

Paola Santagostino | Ediciones Obelisco | 222 páginas | 2008

 

He aquí una gran verdad: los cuentos sanan. 

 

En Un cuento para sanar la psicoterapeuta Paola Santagostino nos propone los cuentos como una herramienta terapéutica. 

Cuando escuchamos un cuento, nuestras “corazas” y resistencias, se relajan y nos entregamos a él.  El valor de los cuentos se halla en su capacidad para presentar una situación dramática con un conflicto grave, posiblemente trágico, y de mostrar el camino de salida. Los cuentos son la VOZ de la esperanza. En el proceso de escritura de un cuento sucede algo parecido. Al crear un cuento “se otorga VOZ a procesos interiores profundos que, en la vida diaria, permanecen latentes en nuestra conciencia y, sin embargo, una parte de nosotros lo sabe“. 

La propuesta de Santagostino es que sea el propio paciente que acude a terapia quien escriba su propio cuento, seleccionando los personajes, conflicto a resolver, evolución del conflicto, resolución del mismo y final feliz. 

Para orientarnos, Santagostino presenta algunos conceptos fundamentales sobre la estructura de los cuentos y la simbología de los personajes arquetípicos que aparecen con más frecuencia (el rey, la reina, el mago, la bruja, el héroe, la anciana buena, etc…); lugares (castillo, bosque, cueva, mar, desierto, montaña) y animales (caballo, ciervo, paloma, lobo, serpiente…). El cuento viaja al inconsciente a través de arquetipos y símbolos.   

Crear cuentos aporta valiosos elementos de información sobre la persona relacionados con la fase de la vida que está atravesando, las dificultades y oportunidades a ellas asociadas” Paola Santagostino

Tomando la trasmisión oral de nuestros antepasados, la mitología, la leyenda, Santagostino la une a la psicología de los arquetipos de Carl Jung; la Morfología de los Cuentos de Vladimir Propp, Bruno Bettelheim… y nos introduce en la utilidad y poder mágico de los cuentos. Entendiendo como mágico el proceso de autoconocimiento que se activa al empezar a escribir un cuento: conocer tus fortalezas, debilidades y recursos para solucionar un problema/conflicto. Algo que también explora Clarisa Pinkola Estés en su más que recomendadísima obra Mujeres que corren con lobos.

Claves de la propuesta de Santagostino

Su terapia elige el modelo de los cuentos mágicos (no los cuentos con fin moral o de costumbres o animales). 

La estructura que sigue Santagostino es la de PROBLEM-SOLVING

      • Inicio: Presentación del problema 
      • Desarrollo, conflicto: presentación de la crisis
      • Final -SIEMPRE FELIZ-: presentación de la solución

Bloqueo: Si durante la elaboración del relato aparece el bloqueo, el terapeuta nunca sugiere soluciones. Se puede dejar pasar el tiempo, para que surja la continuidad de forma espontánea; introducir un nuevo personaje; inventar un pasado para los personajes… 

Interpretación: El objetivo nunca es la interpretación final del relato ni detectar si al describir el castillo se refiere a su casa o a otra; si el personaje de la bruja se refiere a su madre o a su esposa… Lo importante es lo que surge a medida que se escribe. Así, se facilita el proceso de expresión por parte del autor, no coharta la imaginación ni la creatividad. El verdadero valor del método de creación de cuentos es dejar fluir la conciencia, que surja lo que tiene que surgir. Y si se detiene, se detiene. No pasa nada. Como en todo, es mejor no forzar. 

Es el terapeuta quien, con una distancia suficiente “para ver” puede analizar de manera más clara las asociaciones que se han descrito en el cuento.  

Fluir/Dejarse llevar/Disfrutar: El cuento, de pronto, empieza a seguir un camino, algo que tú no controlas y que desde tu inconsciente o deseos más profundos necesita “salir”. El cuento y tu inconsciente te cogen de la mano y te llevan intuitivamente a posibles soluciones. 

 “El cuento permite llevar a cabo un cambio de plano: te saca por un momento de los esquemas lógico-racionales y representa en otro nivel” (p.191) 

Apto para todos y todas: Todo el mundo puede hacerlo, no se requieren capacidades especiales inventivas o creativas. Basta con probar y fluir. 


Un cuento para sanar es un libro sencillo, ágil y a la vez, bastante profundo, que invita a siguientes re-lecturas. Recomendado a quienes quieran acercarse a la cuento-terapia y sientan interés para combinar imaginación y escritura. 

“Inventar un cuento hace bien”, Paola Santagostino