Un cuento para sanar de Paola Santagostino: reseña

Paola Santagostino | Ediciones Obelisco | 222 páginas | 2008

 

He aquí una gran verdad: los cuentos sanan. 

 

En Un cuento para sanar la psicoterapeuta Paola Santagostino nos propone los cuentos como una herramienta terapéutica. 

Cuando escuchamos un cuento, nuestras “corazas” y resistencias, se relajan y nos entregamos a él.  El valor de los cuentos se halla en su capacidad para presentar una situación dramática con un conflicto grave, posiblemente trágico, y de mostrar el camino de salida. Los cuentos son la VOZ de la esperanza. En el proceso de escritura de un cuento sucede algo parecido. Al crear un cuento “se otorga VOZ a procesos interiores profundos que, en la vida diaria, permanecen latentes en nuestra conciencia y, sin embargo, una parte de nosotros lo sabe“. 

La propuesta de Santagostino es que sea el propio paciente que acude a terapia quien escriba su propio cuento, seleccionando los personajes, conflicto a resolver, evolución del conflicto, resolución del mismo y final feliz. 

Para orientarnos, Santagostino presenta algunos conceptos fundamentales sobre la estructura de los cuentos y la simbología de los personajes arquetípicos que aparecen con más frecuencia (el rey, la reina, el mago, la bruja, el héroe, la anciana buena, etc…); lugares (castillo, bosque, cueva, mar, desierto, montaña) y animales (caballo, ciervo, paloma, lobo, serpiente…). El cuento viaja al inconsciente a través de arquetipos y símbolos.   

Crear cuentos aporta valiosos elementos de información sobre la persona relacionados con la fase de la vida que está atravesando, las dificultades y oportunidades a ellas asociadas” Paola Santagostino

Tomando la trasmisión oral de nuestros antepasados, la mitología, la leyenda, Santagostino la une a la psicología de los arquetipos de Carl Jung; la Morfología de los Cuentos de Vladimir Propp, Bruno Bettelheim… y nos introduce en la utilidad y poder mágico de los cuentos. Entendiendo como mágico el proceso de autoconocimiento que se activa al empezar a escribir un cuento: conocer tus fortalezas, debilidades y recursos para solucionar un problema/conflicto. Algo que también explora Clarisa Pinkola Estés en su más que recomendadísima obra Mujeres que corren con lobos.

Claves de la propuesta de Santagostino

Su terapia elige el modelo de los cuentos mágicos (no los cuentos con fin moral o de costumbres o animales). 

La estructura que sigue Santagostino es la de PROBLEM-SOLVING

      • Inicio: Presentación del problema 
      • Desarrollo, conflicto: presentación de la crisis
      • Final -SIEMPRE FELIZ-: presentación de la solución

Bloqueo: Si durante la elaboración del relato aparece el bloqueo, el terapeuta nunca sugiere soluciones. Se puede dejar pasar el tiempo, para que surja la continuidad de forma espontánea; introducir un nuevo personaje; inventar un pasado para los personajes… 

Interpretación: El objetivo nunca es la interpretación final del relato ni detectar si al describir el castillo se refiere a su casa o a otra; si el personaje de la bruja se refiere a su madre o a su esposa… Lo importante es lo que surge a medida que se escribe. Así, se facilita el proceso de expresión por parte del autor, no coharta la imaginación ni la creatividad. El verdadero valor del método de creación de cuentos es dejar fluir la conciencia, que surja lo que tiene que surgir. Y si se detiene, se detiene. No pasa nada. Como en todo, es mejor no forzar. 

Es el terapeuta quien, con una distancia suficiente “para ver” puede analizar de manera más clara las asociaciones que se han descrito en el cuento.  

Fluir/Dejarse llevar/Disfrutar: El cuento, de pronto, empieza a seguir un camino, algo que tú no controlas y que desde tu inconsciente o deseos más profundos necesita “salir”. El cuento y tu inconsciente te cogen de la mano y te llevan intuitivamente a posibles soluciones. 

 “El cuento permite llevar a cabo un cambio de plano: te saca por un momento de los esquemas lógico-racionales y representa en otro nivel” (p.191) 

Apto para todos y todas: Todo el mundo puede hacerlo, no se requieren capacidades especiales inventivas o creativas. Basta con probar y fluir. 


Un cuento para sanar es un libro sencillo, ágil y a la vez, bastante profundo, que invita a siguientes re-lecturas. Recomendado a quienes quieran acercarse a la cuento-terapia y sientan interés para combinar imaginación y escritura. 

“Inventar un cuento hace bien”, Paola Santagostino

Ítacas

Este sencillo y precioso poema de Constantino Kavafis nos habla de Ítaca.

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca, 
desea que sea largo el camino, 
lleno de aventuras, lleno de conocimientos. 

A los Lestrigones y a los Cíclopes, 
al enojado Poseidón no temas,
tales en tu camino nunca encontrarás, 
si mantienes tu pensamiento elevado, y selecta 
emoción tu espíritu y tu cuerpo tienta. 

A los Lestrigones y a los Cíclopes,
al fiero Poseidón no encontrarás, 
si no los llevas dentro de tu alma, 
si tu alma no los coloca ante ti.

Desea que sea largo el camino. 
Que sean muchas las mañanas estivales 
en que con qué alegría, con qué gozo 
arribes a puertos nunca antes vistos, 
deténte en los emporios fenicios, 
y adquiere mercancías preciosas, 
nácares y corales, ámbar y ébano, 
y perfumes sensuales de todo tipo, 
cuántos más perfumes sensuales puedas, 
ve a ciudades de Egipto, a muchas, 
aprende y aprende de los instruidos.

Ten siempre en tu mente a Ítaca. 
La llegada allí es tu destino. 
Pero no apresures tu viaje en absoluto. 
Mejor que dure muchos años, 
y ya anciano recales en la isla, 
rico con cuanto ganaste en el camino, 
sin esperar que te dé riquezas Ítaca.

Ítaca te dio el bello viaje. 
Sin ella no habrías emprendido el camino. 
Pero no tiene más que darte.

Y si pobre la encuentras, Ítaca no te engañó. 
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
comprenderás ya qué significan las Ítacas.

 

¿Qué es Ítaca?

Ítaca es el camino, Ítaca es la vida misma. La sabiduría que adquirimos a lo largo de nuestro camino y que vamos acumulando en nuestra mochila, lo que siempre llevamos con nosotros y a veces olvidamos que nos acompaña.

Vuelvo a este poema y hallo el rumbo. Y vuelve la calma.

Remedios Literarios…Ángel González

“Escribir sobre uno mismo es una forma de explicarme, de poner en orden mi mundo, de reconocerme […]. Podría decirse que esos textos son el resultado de insólitas sesiones terapéuticas, en las que soy el paciente y el médico en una sola pieza. Y ciertamente, en ocasiones, ha resultado ser un eficaz alivio para alguno de mis males”

Ángel González, poeta. Extracto recogido en Biografía