En qué puede ayudarte la Escritura de Interior

«Las historias son informaciones con alma»

Brené Brown

¿En qué me puede ayudar  la escritura de interior?

La escritura de interior es, esencialmente, el simple acto de escritura sobre tus experiencias para:

  • reconocer y entender tus emociones y cómo funciona tu mente
  • comprender por qué postergas “pasar a la acción”
  • cómo puedes tomar decisiones que orienten la dirección de tus acciones con tus valores y con la coherencia de quien eres
  • cómo potenciar la creatividad y desbloquear un período de “sequía creativa” 

Escritura de interior es recordar, ordenar fragmentos de tu memoria, crear, narrar…  Escribir es una buena práctica para dar forma a las palabras, conectar nuestra mano con la mente y el corazón, y la libertad de crear. 

La escritura de interior puede adoptar diferentes formas. Por ejemplo, puedes mantener un diario personal o utilizar un blog como diario online. Un día escribes en prosa, otro día poesía; hacer listas, escribir cartas o relatos cortos. Lo importante es que sea cual sea la forma, sea cómoda y útil para ti.  

La escritura es un refugio para un momento de crisis o de intensidad vital y también una brújula para reconectar con deseos, necesidades, valores, sueños y objetivos. 

Escritura de Interior no te cambia la vida, sino que tú cambias con la escritura. Por eso, no voy a prometerte cambios profundos y radicales o una transformación interior en una sola sesión, sino cambios reales que nacen tras la reflexión y el autoconocimiento que se produce con la escritura. Lo importante no es la meta, sino el proceso que se experimenta con la escritura.

Personalmente, me alegra muchísimo cuando personas que han participado en talleres me comentan que tras realizar algunos ejercicios de escritura se dieron cuenta de algo o decidieron pasar a la acción en una área concreta de su vida. Por ejemplo, que se han animado a salir a caminar 1 hora al día, que se han apuntado a un curso que les apetecía desde hacía tiempo; que han buscado ayuda para solucionar un problema que llevan tiempo postergando; que han decidido dedicarse una hora semanal a su autocuidado o que han dado pasos para mejorar la relación con una persona de su entorno. Todo eso, para mí, son cambios reales. Y sí, te puedo asegurar que la escritura de interior te conduce hasta ellos. 

La escritura nos aporta

  • Claridad de ideas y organización del pensamiento
  • Fortalece la autoestima
  • Comprender cómo funciona tu mente
  • Búsqueda de soluciones creativas
  • Reduce la ansiedad y malestar – No lo elimina, lo reduce que en sí ya es un importante logro.
  • Desahogar emociones incómodas (ira, tristeza, dolor, frustración…)
  • Potencia la creatividad
  • Nos ayuda a conectar con nuestras necesidades y puntos fuertes
  • Es una herramienta de autocuidado – Algo que haces tú para ti mismo/a
  • Nos permite tomar una distancia idónea acerca de un problema para poder trabajar en él
  • Reconocer los valores que marcan nuestro presente y orientar acciones que estén al servicio de esos valores. Yo no sé tú, pero los valores que marcaban mi dirección y decisiones a los 21 no eran los mismos de mis 28, 37 y desde luego, no lo son en mis 40. Pero eso está muy bien, me permite aceptar aún más mi presente, el punto en el que estoy y soy ahora mismo.

VENTAJAS

No sigue normas ortográficas ni gramaticales

Cualquiera puede practicarlo

No se evalúa como una obra artística

Es personal e intransferible

Requiere una mínima inversión: cuaderno y bolígrafo

Puedes dedicarle el tiempo que necesites o dispongas.

¿Te animas a practicarla tú también?


Si quieres ampliar información acerca de estudios y ensayos desde el área de la Psicología, continúa leyendo más abajo. 

  • En los años sesenta Ira Progoff, analista junguiano desarrolló por primera vez un método de escritura con fines terapéuticos, llamado Diario Intensivo
  • Desde la década de los 80, James Pennebaker, profesor de Psicología en la Universidad de Texas, estudia el poder terapéutico de la escritura y los beneficios no solo a nivel emocional sino también a nivel físico. Según estos estudios, las mejoras en el sistema inmunológico son bastante representativas. Si te animas a leer en inglés, aquí tienes un artículo publicado por la APA (American Psychological Association) en el que hablan de la escritura como herramienta curativa.

Puedes explorar más en el libro: Pennebaker, J. Ph.D. y Evans, J. Ed.D. (2014) Escritura Expresiva. Palabras que curan. USA. Idyll Arbor Editorial.

  • En este otro artículo de la Universidad de Cambridge  publica los beneficios emocionales y físicos de la escritura expresiva a modo de diarios. Escrito por Karen A. Baikie and Kay Wilhelm (profesores en psicología en Gales y Sydney respectivamente).
  • La escritura de un diario: Un diario puede ser un aliado para superar momentos difíciles, para aclarar las ideas o sencillamente para desahogarnos cuando no tenemos con quien hablar de algo que nos preocupa. Nos ofrece la intimidad adecuada y la libertad necesaria, para que volquemos sobre el papel nuestras emociones. El trabajo de Kathleen Adams en la difusión del trabajo personal a través de diarios (Journal to the Self) y de “El diario creativo” de Lucía Capacchione, pueden ser herramientas útiles para tu introducción a la escritura expresiva mediante diarios. Recomiendo muchísimo la lectura de este post de Narrativas y otras lunas en el que explica 8 razones para escribir un diario con el cariño habitual que Lidia pone en sus textos.  
  • Escritura y atención plena o mindfulness: Al plasmar sobre el papel lo que nos preocupa, lo que nos produce malestar, lo que soñamos, deseamos o necesitamos, estamos creando una distancia útil para poder tomar el control de nuestro pensamientos y emociones, desarrollando así nuestra atención plena. 
  • Los psicólogos Michael White y David Epston desarrollaron la Terapia Narrativa.
  • Paola Santagostino trabajó con el cuento terapéutico. Recomiendo “Un cuento para sanar”  . 
  • Los trabajos de Mónica Bruder demuestran que el cuento terapéutico favorece la resiliencia. En el cuento terapéutico la persona no escribe “en primera persona” sino que crea personajes que “viven” experiencias y concluye con un final feliz.  
  • Son interesantes las técnicas de escritura autobiográfica de la logoterapia de Viktor Frankl.
  • Escritura como recurso complementario en la enseñanza. El niño o adolescente puede aprender con la palabra escrita a estructurar su mundo y su realidad, a organizar sus ideas, a comprender y gestionar sus emociones, a estimular la creatividad y a su desarrollo como personas.

 

*Imagen portada: Green Chameleon, fuente Unsplash

 

 

 

Deja un comentario