6 beneficios de la escritura para nuestra memoria

Porque escribir mejora seriamente la memoria

Con este juego de palabras con la archifamosa campaña contra el consumo de tabaco, me gustaría compartir 6 beneficios de la escritura para uno de los procesos cognitivos más importantes en el ser humano: la memoria.

Anotar en una lista los productos que vamos a comprar en el supermercado, anotar en el calendario fechas importantes, escribir un diario o cartas, todo ello AYUDA a mantener “en forma” a los circuitos neuronales que intervienen en la memoria.

El mundo digital ha desarrollado nuevos formatos de escritura entre los que podemos encontrar beneficios (por ej. es más rápido y eficiente en el entorno laboral). Sin embargo, mi apuesta es seguir cultivando la escritura a mano ✍️y hoy compartiré por qué escribir con frecuencia, no como actividad esporádica, es un gesto con el que sumamos y fortalecemos nuestra memoria.💪

EMPECEMOS POR HABLAR DE LA MEMORIA

Mucho se ha estudiado a la memoria, aunque sigue siendo un “océano de secretos”. Pero lo que sí se sabe es que no existe una sola memoria, y que tampoco se trata de que tengas “BUENA o MALA memoria”. Existen varias maneras de almacenar la memoria y, como si de una gran fábrica se tratase, toda la información que recibimos (bien sea a través de los sentidos o de datos/conceptos) se almacena y codifica de distinta manera. ¿Para qué? Para que recuperarla sea más sencillo.

De manera simplista te diré que existen 3 almacenes de memoria importantes:

  • Memoria Sensorial.

La memoria sensorial, que nos llega a través de los sentidos, es una memoria muy breve (dura entre 200 y 300 milisegundos) e inmediatamente desaparece o se transmite a la memoria a corto plazo. Su utilidad tiene que ver con el aquí y ahora, todo lo que ocurre en el momento presente y ante lo que se tiene que reaccionar en tiempo real. La información pueden ser de tipo visual (icónica), auditiva (ecoica), olfativa, etc.

  • Memoria a Corto plazo:

También llamada memoria operativa o memoria de trabajo. Su capacidad es limitada (7+-2 elementos). También se la conoce como memoria de trabajo pues permite el cumplimiento de tareas cognitivas como el razonamiento, la comprensión y la resolución de problemas. 

ÁREAS EN LAS QUE INTERVIENE: lectura o en el aprendizaje de un número de teléfono, Agenda visoespacial (aprender itinerario); Almacén episódico.

  • Memoria a Largo plazo:

La memoria a largo plazo permite almacenar la información de forma duradera, y la podemos clasificar en memoria implícita y explícita.

Memoria implícita: La memoria implícita (también llamada procedimental) se almacena de manera inconsciente.  Se activa de modo automático. Montar en bicicleta o conducir un automóvil, no sería posible sin este tipo de memoria.

Memoria explícita: La memoria explícita o declarativa, está asociada a la consciencia. Tú sabes que sabes cosas. Aquí se distinguen dos tipos: la memoria semántica y la episódica.  Memoria semántica: Se refiere a la información mnésica que hemos acumulado durante toda nuestra vida. Son los conocimientos sobre el mundo exterior (históricos, geográficos o científicos) los nombres de las personas y las cosas, y su significado, que hemos ido aprendiendo a lo largo de nuestra vida. Este tipo de memoria es necesaria para el uso del lenguaje. Memoria episódica: Es la memoria autobiográfica que permite recordar hechos concretos o experiencias personales.

En estos días en los que la atención está en la operación bikini😂, te propongo poner tu mirada en la operación cerebrini🧠

6 BENEFICIOS DE LA ESCRITURA PARA LA MEMORIA

  1. Permite al cerebro prestar atención a lo que la mano escribe y, a su vez, ayuda a fijar los conceptos en tu memoria.
  2. Aumenta nuestra capacidad de retener información.
  3. La escritura autobiográfica implica un acto de recuperación de información. Escribiendo activamos las memorias episódica (vivencias, todo lo que hemos experimentado) y semántica (conceptos, todo lo aprendido).
  4. Creamos una huella motora en el cerebro con los movimientos que intervienen en el trazo, la velocidad y el modo en el que escribimos.
  5. Estimula la memoria sensorial. Muchos sentidos se activan presionando el lápiz o bolígrafo sobre el papel, viendo las letras que escribes, la forma con que las trazas y escuchando el sonido que haces mientras escribes.
  6. Favorece un aprendizaje más rápido y duradero. Puesto que reforzamos la ruta de almacenaje (recordaremos dónde lo escribimos, el día, el orden que seguimos, qué color de tinta usamos…). Todo ello influye en la recuperación de la información almacenada.

En la escritura a mano intervienen tantas funciones cognitivas al mismo tiempo… 👀 Fíjate: planificar (recuperar y secuenciar la información, transcribirlo, crear estructuras sintácticas, recuperación léxica, activación motora de las manos, memoria episódica. ¡Ni más ni menos!

person in white top writing on notebook
Escribir apoyándose en agendas facilita el almacenaje de información episódica. Photo by Karolina Grabowska on Pexels.com

Sea la lista de la compra, sea una anotación en tu diario o un pequeño relato que se te ha ocurrido, la escritura a mano es gimnasia que fortalece tus neuronas y eso repercute en tu calidad de vida, tanto en tu presente como a medio-largo plazo.

🤗Súmate a la operación cerebrini que beneficia más y sobre todo ¡a largo plazo!🤗

👉El concepto de operación cerebrini no es mío. Lo escuché decir a alguien cuyo nombre no recuerdo en la radio. Tal vez si hubiera apuntado su nombre… 😂😂

¿Sigues escribiendo a mano?, ¿qué métodos o trucos utilizas tú para memorizar o para recuperar la información? Te animo a que compartas tus respuestas en los comentarios con otros lectores.

Deja un comentario