Autopublicar tu libro: apostando por tu libertad

¿Estás pensando en autopublicarte?, ¿quieres saber cómo es la experiencia de publicar en Amazon (con sus pros, sus contras y lo que debes tener en cuenta)?, ¿y si te dijera cuáles fueron los 5 valores que me impulsaron a autopublicarme?

 

En esta entrada te responderé a todas estas preguntas y, además, compartiré qué me llevó a decantarme por la autopublicación; cómo ha sido mi experiencia (ventajas y desventajas); el papel tan importante que jugaron mis valores personales en la decisión y por qué me siento plenamente satisfecha con el resultado. ¡Ah! E incluiré algunos consejos que creo que te pueden ayudar.

Empecemos…

Autopublicar es apostar por tu libertad. Suena tan fácil y poderoso como es. Pero no es una decisión que se pueda tomar a la ligera.

En noviembre de 2020 publiqué mi primera colección de relatos La vida en las fisuras y puse el broche de oro a un camino que se inició 6 meses atrás. Como muchas cosas que suelen marcar un antes y un después en nuestras vidas, el año 2020 también lo marcó en mi yo-escritora. 

Qué me llevó a plantearme la autopublicación

No, no había enviado mis manuscritos a setenta editoriales y me había llevado un NO. Tampoco llevaba intentando publicar mis libros desde hacía años y sin éxito. No, tampoco es mi caso el de autora que cree que no merece “algo mejor” y por eso, recurre a autopublicarse.

Lo que me llevó a autopublicarme fueron mis valores.

¿QUÉ PINTAN LOS VALORES EN ESTA DECISIÓN?

Todo. Los valores lo pintan todo. En cualquier pequeña o gran decisión que tomes en tu vida.

 

Los momentos que marcan un antes y un después en tu vida vienen envueltos de lo cotidiano. Así me sucedió a mí. Por eso, te contaré que en mayo del año pasado, en mitad de una conversación en el balcón de casa (todavía estábamos confinadas), surgió una reflexión acerca de cuál sería el futuro de todo el material escrito que tengo después de escribir ficción de manera constante desde 2013 (es decir, desde que empecé a tomarme en serio como escritora). Después de tanto años, he acumulado muchos textos. No todos son publicables, pero otros muchos sí. Mi objetivo en 2020 era ver publicada una de mis novelas. Pero finalmente, no llegué a un acuerdo con la editorial, rescindí el contrato (me liberé) y me encontré con un frenazo en mi carrera literaria que parecía que despegaba y se acababa de sumergir en el desencanto. Entonces, mi pareja me planteó «¿Y si te autopublicas tus relatos?». Y esa pregunta inocente, espontánea resultó como si un relámpago hubiera iluminado a mi bloqueada mente.

Efectivamente, la pregunta iluminó muchas cosas. 

Cuando se trata de responder a la llamada de la aventura, me falta tiempo para aceptar. Pero luego, cuando la emoción pierde intensidad, la mente toma el control y sí o sí tuve que plantearme ciertas cosas. Pero, dos meses confinada, me habían enseñado muchas cosas sobre mí misma y me habían aportado claridad: era escritora y quería que me leyeran. Y además, ¿qué podía perder?

No hice una lista de pros y contras. Puse el foco en mis valores porque sabía que ellos son los que garantizan una decisión acorde con la persona con quién realmente soy. 

Me senté ante mi diario y me pregunté: ¿Qué me impulsaba a autopublicar?, ¿a qué le estaba dando prioridad con esa elección?, ¿qué ganaba con la autopublicación y qué no ganaba con la publicación con una editorial?

 

He aquí los 5 fantásticos 

La Libertad, el primero. La posibilidad de experimentar la libertad creativa, la libertad de poder maquetar como te dé la gana tu propio libro, la libertad de poder jugar con el texto, la libertad de poder decidir cómo quieres presentar tu criatura literaria al mundo. La Libertad es impagable e innegociable.

La Independencia, para sentir y vivir el proceso de edición como algo propio. Algo así como “yo escribo, yo decido”. Autonomía para experimentar, para dejar fluir el propio proceso creativo. 

El Amor. Autoestima. Amor por la escritura y por mí misma. El valor propio. El merecimiento. Valorarme como escritora y permitirme mostrarme a los demás a través de mis letras. No me autopublico porque ninguna editorial no me quiera. Me autopublico porque me valoro y quiero que mi arte, esfuerzo y escritura sean vistos por otros y que me recompensen a mí (con regalías, con los comentarios de los lectores, con la satisfacción de publicar mis relatos, etc.)

La Creatividad. El propio proceso creativo es adictivo. Una idea te lleva a otra, una acción te lleva a otra. Todo te parece inspirador y todo te parece poco para poder jugar con tu creatividad. A él se unían también la Imaginación y la Curiosidad.

La Alegría. Quería pasármelo bien, divertirme, disfrutar. Eso era lo que tenía más claro.  

También estuvieron presentes otros valores como la Pasión, la Curiosidad, la Perseverancia, la Realización personal, el Coraje, la Imaginación, el Aprendizaje (sí o sí, iba a aprender).

Estos 5 valores impulsaron mi decisión y fueron mi brújula. A partir de entonces, todo el proceso de revisión, edición, maquetación, etc. se guió por la Libertad, la Independencia, el Amor, la Creatividad y la Alegría.

Ahora te toca a ti: ¿qué valores serían los que te animarían a autopublicarte?

AUTOPUBLICAR IMPLICA INVERTIR TIEMPO Y TRABAJO

Aquí la sección CONSEJOS:

Para empezar, publicar un libro conlleva una serie de pasos para los que sí o sí tienes que invertir tiempo, energía y, si cabe, dinero. Vas a ser tu propio editor, así que vas a tener que estar pendiente de aspectos como tipografía, sangría, espaciado, índice, subdivisión, orden, ISBN, precio, portada, corrección ortotipográfica y de estilo…

Es inevitable que inviertas tiempo y eso es algo de lo que tienes que mentalizarte. Por suerte, muchas otras personas ya han atravesado este bosque antes que tú y han compartido generosamente sus mapas y experiencias. Yo no puedo estar más que agradecida a todos ellos y ni siquiera me conocen, ja, ja, ja. 

Opté por Amazon, porque de entre todas las plataformas que existen, es la que acumula más usuarios (tanto para compra de libros como para otros productos) y es más fácil leer allí. Encontrarás muchas plataformas para autopublicarte y te recomiendo que elijas la que te garantice que actúas conforme a tus valores más importantes y en la que salgas ganando tú.

Ah, y no dudes en escuchar y leer la experiencia de otras personas que han publicado en Amazon. Cada uno hemos tenido una experiencia única, pero compartimos puntos comunes. Como ellos lo explican mucho mejor que yo, aquí te dejo los enlaces a las personas que me fueron de gran ayuda con sus blogs y tutoriales de Youtube.

Mariana Eguaras

Jennifer Moraz

Alberto Fausto

Celia Arias

¡Ah! Es justo decir que, una vez publicas tu primer libro, el camino se simplifica para los posteriores. Es decir, puede que te lleve unos meses preparar y publicar tu primer libro, pero, para los siguientes, es bastante sencillo.

A día de hoy, solo puedo decir que estoy plenamente satisfecha de mi decisión. Y eso es lo realmente valioso. 

gray cardinal direction compass
No hay brújula como tus valores. Incluso en tu escritura. Photo by Rafael Pires on Pexels.com

VENTAJAS

  • Tienes absoluto control sobre la obra.
  • Los ingresos son el triple de lo que ingresarías con editorial. Si bien no es lo que me llena o que te pueda llenar en un principio, es cierto que ayuda bastante.
  • ¡Ah! El libro se imprime bajo demanda. Eso asegura que no se imprimirán miles de copias sin ton ni son; sino que se imprime según lo que se solicita. 
  • El precio lo pones tú. Tú decides qué valor tiene tu producto. Incluso, si quieres, puedes ofrecerlo gratuito. 
  • Puedes ofrecer tanto ebook como libro de tapa blanda. Aunque te cueste creerlo, hay muchas editoriales que no ofrecen ebook. 
  • Cultivar el “poderío creativo” 

EMPODERAMIENTO  “PODERÍO” CREATIVO

Leí este concepto por primera vez en una de las Newsletter de Aina S. Erice y me encantó. Consiste en algo así como poner al creador (en este caso, al escritor) en el centro y no a las editoriales ni a las librerías. Aina es escrito-(i)nvestigadora vegetófila (os recomiendo su podcast maravilloso La senda de las plantas perdidas) y ha publicado con editoriales tradicionales.

Para su última publicación, ha optado por la independencia y autopublicarse. Aina propone (y yo me sumo) cambiar el sistema, cortar la cadena de producción y poner en el centro al creador que es quien escribe. Sin él, no existirían ni editoriales ni librerías. «Y ese cambio pasa por que quienes escribimos seamos conscientes de que no somos víctimas. De que podemos ocuparnos, si queremos, de crear cadenas cortas que nos conecten con las personas que vibran con lo que creamos, y que quieren apoyarlo, porque saben —sin necesidad de que un sello editorial dé o no su aprobación— que lo que hacemos es bueno, bello, necesario

Y que conste que sigo y seguiré comprando en librerías y por descontado, no estoy en contra de la publicación tradicional. Creo que es evidente que el consumidor (el lector) ha modificado sus gustos y así como existen lectores que prefieren leer digitalmente, también los hay que prefieren comprar su libros en plataformas digitales y no en librerías. Me gustan las librerías, pero también creo que no se puede olvidar al creador. También estoy segura de que existen editoriales que arropan al autor. 

Dejo ahí la reflexión y a quien corresponda, que la recoja.  

 

DESVENTAJAS

  • Tienes que invertir tiempo, energía y dinero (si contratas una corrección de estilo/ortotipográfica, maquetador, diseño de portada, etc.).
  • No tienes, ni de lejos, el marketing que te ofrece una editorial.
  • La publicidad y promoción (que te conozcan y vendas) es cosa tuya. 
  • Las preocupaciones y toma de decisiones son tuyas. No puedes delegar. Esto no tiene por qué ser una desventaja, pero conviene tenerlo en cuenta. 

UN ÚLTIMO CONSEJO

Si algo más te puedo aconsejar es que, si optas por autopublicarte, sobre todo cuides la calidad. No tan solo en el contenido de la historia que cuentas (que seguro que es buenísimo), sino en la ortografía, el estilo, en la maquetación. Piensa en el lector y en cómo quieres que sea su experiencia. 

Mi portada podrá gustar más o menos. Me la diseñé yo misma pues tuve que ajustarme a un presupuesto. Traté de hacerla lo más digna posible. En general, ha gustado mucho. Eso sí, de lo que estoy segura es que el interior ofrece buena calidad y eso es de lo que me siento más orgullosa. Abro mi libro y siento orgullo, satisfacción y todo lo que una madre-creadora pueda sentir.

Tengo varios libros en casa que están bastante mal editados y han sido publicados por editoriales importantes: faltas de ortografía, incoherencia de párrafos… Cuando descubro esas erratas me salen cinco canas del disgusto. Por eso me esmeré mucho en que el cabello de mis lectores no sufriera ningún daño.  Así que da igual que lo venda en Amazon o en un gran grupo editorial: lo que importa es que la experiencia lectora sea de calidad. 

En conclusión, si tienes dudas sobre si autopublicarte o no, te recomiendo que salgas a pasear con tus valores y permitas que sean ellos quienes guíen tu decisión.

 

¡Ah! Y si sientes curiosidad por leer mis relatos, puedes conseguirlos aquí.

Y si necesitas que alguien te maquete tu libro, te recomiendo encarecidamente a Estiloga. Puedo dar fe de su implicación y esmero en todo lo que dura el proceso de maquetación de tu libro: desde que recibe el encargo hasta que lo entrega. Y además, te ofrece lo más importante: sabe escuchar al cliente y sabe escuchar lo que el proyecto necesita.  


¿Has probado a autopublicarte?, ¿tienes alguna duda o consulta?, ¿quieres saber si me han salido más canas? ¡Te leo en comentarios!

Si lo consideras un contenido valioso, comparte con quien creas que pueda interesarle.

Deja un comentario