Atravesar el Bosque: Perfeccionismo

Atravesar el bosque

Tomando como metáfora el bosque como lugar de transición en los cuentos, inauguro esta nueva categoría en el blog con el propósito de compartir contigo recursos y estrategias para atravesar los bosques de nuestra mente.

El objetivo de estas entradas es que logres entenderte, cuestionarte y empezar a abrir opciones en tu forma de pensar y de hablarte.

¿Te has sentido alguna vez estancada, estancado en un bosque de Perfeccionismo?, ¿tienes la sensación de «Nada nunca está bien del todo»?, ¿has empezado a sentir que no te compensa tanta búsqueda de la perfección pues te está costando dinero y autoestima?

Los bosques de nuestra mente

Dice Paola Santagostino en Un cuento para sanar: «El bosque es una de las representaciones simbólicas recurrentes del otro mundo, del mundo del inconsciente.»

Los bosques de los cuentos son un mundo de transición, en donde se suceden los acontecimientos fundamentales de la historia, los ritos de iniciación y donde también tienen lugar muchas de las pruebas que convertirán al protagonista en héroe. El protagonista no suele permanecer mucho tiempo en el bosque; viene de algún lugar y se dirige hacia otro lugar.

Así pues, este bosque mental está formado por árboles (creencias y emociones) cuyas raíces están bien hundidas en nuestra biografía. Algunos árboles crecen, florecen, se llenan de hojas, de flores, de frutos (tal y como hacen nuestras creencias y emociones). Sin embargo, también en este bosque existen árboles secos, estériles, deshojados, agotados y que limitan nuestro crecimiento personal y también nuestro bienestar.

Demasiado a menudo nos vemos atrapados en un bosque mental de pensamientos, creencias y emociones que nos impiden avanzar. En ese bosque no hay claridad de visión y, por lo tanto, tampoco la hay de movimiento. 

Encontrarse en este bosque impide tener claridad para tomar decisiones. En una situación así, no tan solo no se avanza, sino que se termina invirtiendo mucho tiempo en esa tarea, tiempo que por cierto no se recupera. NUNCA. Además, aparecen sentimientos de culpa por no avanzar y afecta a la autoestima y al autoconcepto: se alimenta la creencia de que «no eres capaz», «no vales para X…». 

¿Cómo es el Bosque del Perfeccionismo? 

Al Bosque del Perfeccionismo se puede llegar por el camino de la Excelencia que no es sino la actitud de cuidado e interés en hacer las cosas del mejor modo posible y además, se disfruta. Otros caminos por los que se llega son:

  • La creencia de que solo seré valorada/o si el resultado de lo que hago es PERFECTO.
  • La creencia de que mi valía está en manos del resultado de algo o de lo que opinen los demás.
  • La creencia de que «Nada nunca es suficiente».

El perfeccionismo…

  • Nos atrapa con la falsa ilusión de que somos valiosos en tanto en cuanto algo es PERFECTO y, ¡ojo! que si no lo es: los demás nos retirarán su cariño y aprecio. Y, además:
  • Nos desvía de nuestros objetivos. No es un atajo y lo que es peor: ni es agradable, ni se disfruta. 
  • No es sinónimo de crecimiento personal, ni de excelencia, tampoco de control de la situación.
  • Es una adicción: cada vez quieres que sea más perfecto y cada vez te basta menos que sea como es. 
  • Impide que te vean tal cual eres.
  • Devora tu creatividad.

😩Este bosque te hace caminar en círculo, te agota cada vez más y más. Y encima, contiene arenas movedizas que te estancan y van minando tu autoestima.

Y ahora me dirás: De acuerdo, Pilar. Ya lo he entendido. He entendido que este Bosque no me aporta. Pero, ¿cómo puedo atravesarlo?, ¿acaso nunca podré salir de él?

Mi respuesta: sí, puedes salir de él. Pero eso implica ATRAVESARLO. Es decir, cambios. Esta respuesta es válida, pero no es completa. Para atravesarlo, primero hay que RECONOCERLO y después, ENTENDER cómo has llegado hasta el bosque. Y solo entendiendo el camino que has tomado: podrás atravesarlo y AVANZAR.

ENTENDER EL PUNTO DE PARTIDA

El PUNTO DE PARTIDA en este bosque son estas creencias que se cultivaron en tu mente a raíz de experiencias que tuviste a lo largo de tu vida o te las inculcaron de pequeña (en casa, en el cole, en el ambiente en el que te movías):

  • Si no está perfecto, no soy valiosa/me rechazarán.
  • Solo vale lo perfecto/el acabado perfecto.
  • Si está perfecto, seré querida/aceptada.
  • Nada nunca es suficiente.
  • Solo es válido el RESULTADO perfecto. El proceso no importa.
  • No dejaré de trabajar en ello hasta que esté bien (bien=perfecto).

Pero, ¿cómo atravesarlo?

Existen varias rutas para atravesar este bosque y llegar a la meta «Está bien tal y como está» o, tal y como la llama Brené Brown en El poder de la Vulnerabilidad: llegar hacia el SUFICIENTISMO «Soy suficiente».

He aquí algunas rutas que propongo poner en práctica. Y cuando digo en práctica, me refiero a que no sirve de nada integrarlas racionalmente, sino que solo desarrollan su efecto si se cultivan (con pequeñas acciones y de manera constante).

  • CULTIVAR NARRATIVA SALUDABLE HACIA TI: Hablarte con compasión y amabilidad. Hablarte como lo harías a una persona a la que quieres: con tacto, con compasión, con amabilidad, con amor. Fíjate en cómo te hablas a ti misma, ¿tienes una narrativa tóxica hacia ti?, ¿o eres la voz exigente de tus propios actos?
  • PRACTICAR la AUTENTICIDAD mostrándote tal cual eres.
  • APRECIAR la belleza de tus fisuras, cicatrices o tropiezos: Es lo que nos hace humanos y lo que nos conecta a los demás. Los demás te aceptarán y querrán por todo el conjunto que eres. La perfección nos aleja, nos desconecta de los demás. 
  • ACTUAR: un pequeño paso en la dirección que sea (escribir media página, caminar 3 días a la semana durante media hora, estudiar 3 folios, comer una pieza de fruta al día, etc). Más vale mostrar/hacer algo MEJORABLE en vez de seguir SIN mostrar/hacer algo sumamente perfecto.
  • PONER EN VALOR EL PROGRESO. Susan David, doctora en Psicología y profesora en la Universidad de Harvard y  autora de Agilidad Emocional sugiere preguntarse: «¿Qué tal si hoy valoras PROGRESAR en vez de la PERFECCIÓN?

YO TAMBIÉN ATRAVESÉ EL BOSQUE DEL PERFECCIONISMO

Claro que sí. Por eso conozco muy bien cómo puedes sentirte. Sí, confieso que también me he perdido en el bosque del Perfeccionismo. El ejemplo más evidente es en mi escritura. Soy (he sido) capaz de revisar veintisiete veces un relato de no más de seis páginas. ¡27 revisiones y no disfruté ninguna! Por no hablar de la sensación de culpa y baja autoestima que terminé sintiendo por no avanzar. No compensa, la verdad. Así que algo había que hacer y por eso, me decidí a atravesar el bosque: valoro mi tiempo, pero mucho más mi autoestima. No fue fácil. Ningún cambio lo es y mucho menos, cambiar la manera en la que piensas desde hace más de treinta años. Pero poco a poco, con la toma de conciencia y la práctica, el bosque se fue despejando.

Ahora mismo, estoy más cerca de publicar mi colección de relatos de lo que estaba hace 7 meses. Los publicaré tal y como estén. Que para eso ya los revisé bastante.  Y que conste que con esto no quiero decirte «soy mejor que tú porque yo lo he atravesado». Mostrando mi vulnerabilidad, quiero compartir contigo que esto no solo te pasa a ti y trasmitirte que es un bosque que puede atravesarse. Y que sí, que vale la pena atravesarlo. 

Tengo más ejemplos de mi Bosque del Perfeccionismo, pero quiero publicar este post ya, tal cual salga y no trabajar en él todo un día para “escribir el post perfecto”.

Si decides a atravesar el bosque, lograrás algo muy valioso: LIBERARTE y AVANZAR. 

 

ESCRITURA COMO ALIADA PARA LA PERFECCIÓN

Algunas preguntas que pueden servirte para reflexionar sobre ellas o anotarlas en tu cuaderno son:

  • RECONOCERLO: ¿Es el perfeccionismo uno de mis bosques mentales que me impide avanzar?, ¿qué frases me digo a mí misma?, ¿cómo puedo identificarlo?, ¿cómo se manifiesta el perfeccionismo en mi cuerpo?, ¿y en mi conducta?
  • Cuando te dices “Así no es suficiente…..”, puede ser de ayuda que te preguntes: Lo suficiente ¿para qué?, ¿qué parte es la que no es suficiente?
  • “No es perfecto”. Pregúntate: ¿perfecto para quién?, ¿en base a qué criterios?, ¿son los criterios de X los únicos válidos?
  • Diferencia entre el resultado que obtienes y el que te gustaría obtener (expectativa).
  • Valorar el proceso desde el punto de partida hasta el punto de llegada. Si solo tenemos en mente el punto de llegada, nos amargaremos nada más empezar. Se trata de valorar cada pequeño paso que das en el bosque y que te acerca cada vez más al punto de llegada.
  • Celebrar los pequeños logros.
  • ¿Es realista y viable el objetivo marcado?
  • Aprender a valorarte por quien eres, no por lo que logras, haces o tienes.
  • Date tiempo para “atravesar el bosque”. No me canso de decirlo: los cambios radicales de la noche a la mañana no son duraderos.

Para finalizar, te diré que el perfeccionismo puede ser paralizante para unas personas, pero para otras no. El problema es cuando paraliza, cuando impide avanzar y empiezan a desarrollarse sentimientos de culpa, baja autoestima, desmotivación, ansiedad.

El Perfeccionismo es un tema muy extenso y hay mucha variedad de fuentes de información. Busca, completa la información que has encontrado aquí y si crees que necesitas ayuda o un acompañamiento profesional para solucionarlo busca a un profesional, te animo a que lo hagas. Ganar libertad, tiempo y autoestima MERECE LA PENA. 


¿Has estado atrapada/o en el Bosque del Perfeccionismo?, ¿tienes alguna estrategia que te ayude y que no he nombrado?, ¿cómo es tu Bosque del Perfeccionismo? Participa en los comentarios y así entre todos compartimos experiencia y saberes. Puede que tu experiencia sea de valor para otras personas.

Foto portada: Sebastian Unrau by Unsplash

Deja un comentario