Libros y escritura

 

Este año el Día del Libro cambia las calles y las bibliotecas por los salones y balcones de nuestros hogares.

Quiero aprovechar este cuaderno virtual para compartir contigo la respuesta a una pregunta que siempre aparece en los talleres: ¿qué libro recomiendas para seguir practicando la escritura personal?

Mi respuesta, poco convencional, es que leas el libro que leas: puede ser un aliado para tu escritura personal. Muchas veces, cuando leemos narrativa de ficción o de ensayo, damos con una frase, una reflexión, un diálogo, una descripción que se hace sobre un objeto o cómo se expresa una determinada emoción, y se enciende algo. Una palabra empuja a otra (como dijo Gianni Rodari); una idea impulsa a otra idea y esa energía te impulsa a trasladar al papel lo que sientes, piensas o te apetece expresar.

Otra respuesta, más convencional y ajustada a las expectativas de quien realiza la pregunta, es recurrir a manuales de escritura. Y de ellos, tomar lo que necesites. No tienes por qué encontrar 100% de propuestas efectivas y, en ocasiones, tan solo el 10 % es realmente valioso para ti.

Podría elaborar un listado enorme de libros de escritura, pero no los he leído todos y no pretendo ofrecerte una tediosa reseña. A mí me acompañan estos en algunos de los talleres:

Colección Reyes Adorna  

Lo de colección lo digo porque tengo 2 😉

  • Practicando la escritura terapéutica: 79 ejercicios .
  • Poesía Terapéutica: 196 ejercicios para hacer un poema cada día.

Ambos de la Editorial Desclée

Reyes Adorna estudió Filología Hispánica y tras impartir clases de Lengua y Literatura a adolescentes y adultos, se especializó en Escritura creativa y terapéutica. Además, es autora de El origen de la infelicidad.

El valor de estos dos manuales es la sencillez y que sus propuestas prácticas se dirigen tanto a adultos como a adolescentes, una edad en la que la exploración personal es muy importante. El dedicado a la poesía aporta una mirada hacia la lírica mucho más cercana y como bien dice Reyes «la poesía enseña que la sencillez no está reñida con la profundidad». 

Puedes leer aquí mi experiencia con la Poesía Terapéutica. 

El camino del artista de Julia Cameron (Ed. Aguilar)

Es un libro con una propuesta práctica de escritura que se desarrolla a lo largo de 12 semanas y del que leerás testimonios de personas que lo han completado, que no lo han completado y otros que pudieron aprovechar dos de sus propuestas: las Páginas matutinas (completar cada mañana 3 páginas con escritura automática) y la Cita con el artista (algo así como crear espacio en tu agenda para cultivar tu creatividad).

Su valor: Soy de las que sí ha completado el camino y me aportó muchísimo hacerlo, tanto a nivel de autoconocimiento como de desarrollo de la mirada creativa. Obviamente, El camino del artista es mucho más que 12 propuestas semanales. Invita a reconectar con la propia creatividad y profundizar en las creencias sociales y culturales en torno al arte y a la creatividad. Además de las ya citadas: páginas matutinas y la cita con el artista. 

Lo recomiendo como una puerta hacia la propia creatividad. Se trata de un libro para saborear. No lo recomiendo si se pretenden resultados inmediatos en poco tiempo. Siempre defiendo que el camino se hace al andar. No es necesario completar cada uno de los ejercicios que propone. A veces basta con reflexionar sobre lo que has leído o lo que te sugieren sus propuestas. 

Dejo aquí esta frase de Julia Cameron que nunca pierdo de vista:

«La creatividad radica en el estar haciendo, no en lo hecho. Estoy escribiendo es más interesante para el alma que he escrito» (p.208)

La escritura terapéutica de Silvia Adela Kohan

Manual escrito por Silvia Adela Kohan, filóloga y logopeda, que imparte talleres de escritura creativa. Su valor está en que ofrece dos caminos desde los cuales atravesar la experiencia de la escritura:  escribir para ti mismo y escribir para la creación literaria. Además, añade 40 ejercicios prácticos y anexos de lectoterapia y cineterapia. 

Reinvéntate: Reescribe tu vida desde la experiencia por Allison Price (PAIDÓS)

Un manual muy práctico en el que la autora comparte su método. La escritura se plantea como una aliada en nuestro autoconocimiento y crecimiento personal. Ser nuestro propio detective y explorarnos a través de lo que escribimos. Incluye propuestas prácticas semanales y un anexo con bibliografía recomendada. 

 

Estos son algunos de los libros que me acompañan, pero hay más. Si a algo animo en los talleres, y aquí también, es a crearte tu propia caja de recursos de escritura, que no tienen por qué ser necesariamente manuales, ni siquiera deben ser los que aquí has leído.  Explora la inmensidad de recursos que existen, encuentra, disfruta, aprende, analiza, cuestiona, acoge, saborea. Y, sobre todo, escúchate y escríbete. Deja que el proceso vaya desde tu interior hacia el papel.

Tesoros en prólogos

Y en esta sección me ha apetecido compartir algunos tesoros que he encontrado en los prólogos de obras de ficción, prólogos realizados por los propios autores en los que comparten cómo ha sido el proceso de escritura, de dónde nace el impulso de escribir y sobre qué, y su relación con la escritura personal.

Mercè Rodoreda

Dice Mercè «Explicar la génesis de La plaza del Diamante tal vez sería interesante, pero ¿acaso se puede explicar cómo se forma una novela, qué impulsos la provocan, qué voluntad tan férrea consigue que se continúe, que se logre terminar con lucha lo que se ha comenzado con facilidad? ¿Sería suficiente con decir que la fui pensando en Ginebra contemplando la montaña de Salève o paseando por la Perla del Lago? Puedo decir, y en parte es verdad, que La plaza del Diamante fue la consecuencia de una decepción.  Yo había enviado Jardín junto al mar – Jardí vora el mar en catalán- al premio Joanot Martorell y el jurado no la valoró. Este contratiempo provocó en mí una reacción contraria a la natural; siempre, las dificultades me han estimulado. Empujada por una ola de orgullo, empecé otra novela».

«Una novela se hace con una gran cantidad de intuiciones, con una cierta cantidad de imponderables, con agonías y con resurrecciones del alma, con exaltaciones, con desengaños, con reservas de memoria involuntaria… Toda una alquimia. Si yo nunca he sentido emoción alguna ante una puesta de sol, ¿cómo la puedo describir, o, mejor dicho, sugerir la magia de una puesta de sol?».

«Escribo porque me gusta escribir. Si no pareciera exagerada diría que escribo para gustarme. Tal vez sea más profundo. Tal vez escribo para afirmarme. Para sentir que soy».

Shirley Jackson  (Conferencia publicada en Cuentos Escogidos -ed. Minúscula-)

«¿De dónde sacas las ideas?, me plantean, ¿cómo es posible que se te ocurran? Sin duda, es la pregunta más difícil de responder del mundo, ya que las historias tienen su origen en las acciones y emociones cotidianas, y cualquier escritor que intentara responder a semejante pregunta, se encontraría a sí mismo contando, en algún punto, la historia de su vida. […] Aunque en lo esencial, por supuesto, el origen de cualquier obra de ficción es la experiencia humana».

Angél González escribió en Biografía:

«Escribir sobre uno mismo es una forma de explicarme, de poner en orden mi mundo, de reconocerme […]. Podría decirse que esos textos son el resultado de insólitas sesiones terapéuticas, en las que soy el paciente y el médico en una sola pieza. Y ciertamente, en ocasiones, ha resultado ser un eficaz alivio para alguno de mis males».

 

Imágenes portada e interiores: ©Pilar Llompart

Licencia: Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0

Deja un comentario