Jardín apalabrado: Malva silvestre

IMG_20190218_122031
Lavatera Arborea saludándote

En estos días de febrero en el que las temperaturas se acercan más a la primavera que al invierno, contemplo las flores de esta MALVA SILVESTRE (Lavatera Arborea) y me recuerdan a María y Antonia. 

Ellas son alumnas y sobre todo Maestras. 

Quiero dedicarles esta entrada de hoy porque paseando por la Playa de Es Carnatge (Palma) he descubierto esta planta recibiendo unos generosos rayos de sol junto a los acantilados. Al verla, alegrando las vistas de un suelo absolutamente rocoso, me he acordado de ellas. Lo haría con cualquier flor, por supuesto. Porque a mis ojos, ambas están floreciendo. 

Palabra a palabra.

Son constantes, son valientes, son sensibles, son admirables. 

Y esta flor, forjada en el crudo y austero litoral rocoso de nuestra isla, me recuerda que la vida sigue adelante pese al “suelo ingrato”; que la primavera, con su explosión de vida y color, regresa en silencio y poco a poco tras el invierno. Y, sobre todo, que siempre hay espacio para la belleza y la alegría en “lugares” en los que no parece que sea posible que crezca algo “positivo”. Las malvas coquetas así lo gritan.  

Gracias por permitirme ver cómo florecéis.

 

*Curiosidades: La malva simboliza el sosiego y la dulzura. Los discípulos de Pitágoras la consideraban sagrada porque sus flores se orientan siempre hacia el sol: para ellos, eran símbolo de la moderación de las pasiones, virtud indispensable para quienes quieran alcanzar a un tiempo la sabiduría, la libertad y la salud.

*Imágenes: @PilarLLompart

IMG_20190218_122140
©PilarLlompart

 

3 respuestas a «Jardín apalabrado: Malva silvestre»

Deja un comentario